historia-el-salvador.png camiseta-romero-2016.png

PUNTOS DE DISTRIBUCIÓN

En la noche del 6 de febrero de 2011, después de una dura batalla de casi 4 años contra un cáncer, murió Miguel Cavada Diez, educador popular, quien supo vivir, entender y escribir las alegrías, tristezas y luchas del pueblo, con el corazón de Monseñor Romero.

Miguel Cavada: amigo, hermano, compañero¿Cómo llegó Miguel a El Salvador?

Miguel nació el 11 de septiembre de 1956, en un pueblito llamado Pontejos, al norte de España. A los 18 años conoció la Teología de la Liberación y de igual manera se emocionó con las experiencias revolucionarias en Centroamérica.

Esa propuesta liberadora latinoamericana, más la lucha revolucionaria del pueblo salvadoreño entusiasmaron a Miguel a su llegada a El Salvador en 1978, cuando aún era estudiante de teología de la congregación Pasionista.

 

Cantón Las Granadillas, Santa Tecla, La Libertad, 1986

Cantón Las Granadillas, Santa Tecla,
La Libertad, 1986

El compromiso con el pueblo

En 1983, Miguel fue ordenado sacerdote y enviado a la parroquia El Calvario, en Santa Tecla, donde se dedicó al acompañamiento pastoral con las comunidades de la cordillera El Bálsamo: Las Granadillas, El Limón, El Matazano, El Triunfo, Los Pajales. También atendía la parroquia de Huizúcar.

En esos años turbulentos de tanta represión, Miguel acompañó a muchas familias que buscaban a sus seres queridos que habían sido detenidos. Anduvo de cuartel en cuartel y en guarniciones militares, poniendo su sacerdocio al servicio de quienes sufrían la persecución, cárcel, tortura y demás atentados contra la vida.

El choque con una realidad inimaginada

Miguel vivió en Jiquilisco, Usulután, donde conoció la miseria de las comunidades campesinas que vivían de las cortas de algodón.

También convivió con las comunidades en barriadas y tugurios de Mejicanos, Apulo, Ilopango, en San Salvador, donde se impregnó del espíritu de la gente del pueblo.

Así agarró a Miguel el acontecimiento que lo marcó para toda su vida: el asesinato de Monseñor Romero, el 24 de marzo de 1980.

La guerra de la oligarquía contra el pueblo estaba declarada y Miguel tomó la opción de acompañar a este pueblo.

Taller de Música, Teotepeque, La Libertad, 1984

Taller de Música, Teotepeque,
La Libertad, 1984

Grupo musical Peor es Nada, Las Granadillas, Santa Tecla, La Libertad, 1985

Grupo musical Peor es Nada, Las Granadillas,
Santa Tecla, La Libertad, 1985

Fiesta del maíz, Santa Tecla, La Libertad, 1987

Fiesta del maíz, Santa Tecla,
La Libertad, 1987

Y ese acompañamiento se manifestó en una búsqueda por el derecho de la gente humilde, de los sectores populares, a entender lo que estaba sucediendo en la realidad de represión y luchas de ese momento.

Miguel era un tenaz creyente de la sabiduría popular y de la inmensa capacidad del pueblo de analizar la realidad si se le proporcionaba la información de forma adecuada, en sus palabras, con los ejemplos y figuras de la vida cotidiana, en un ambiente ameno, alegre, acogedor.

Esa fue la inquietud permanente de Miguel.

Rosita y Miguel, 1991

Rosita y Miguel, 1991

El papá

A partir de 1987, primero con su hija y luego con su hijo, ya fuera del sacerdocio, Miguel demostró lo que es ser papá: estar, jugar, reirse con sus hijos. Cambiar pañales, preparar y dar comida, contar cuentos, preocuparse por las tareas, por los problemas cotidianos. Aprender de sus hijos, respetar sus silencios y sus decisiones. Enseñarles lo vital: el compromiso con la gente pobre.

Aprender jugando

En 1983, junto a algunas amigas y amigos que también trabajaban en las comunidades, fundó el Equipo Maíz. Ahí floreció su don de explicar de forma sencilla las cosas y acontecimientos complicados, a través de cientos de talleres educativos y de publicaciones populares. Los temas favoritos de Miguel incluían el rescate del legado de Monseñor Romero, la historia de El Salvador desde las y los explotados, la metodología del juego, la política, la Biblia, la música, el teatro, el análisis de la realidad. De todo un poco: fe, política, alegría, compromiso, compañerismo, sueños y cherada.

Comunidades Eclesiales de Base en la playa El Majahual, La Libertad, 1987

Comunidades Eclesiales de Base en la playa El Majahual, La Libertad, 1987

Hacer letra la palabra de Monseñor

Miguel siguió con las pláticas, las dinámicas, los cantos, los análisis políticos, las carcajadas y las reflexiones en numerosas comunidades, barrios, cantones y organizaciones que disfrutaban con sus enseñanzas tan dinámicas, sencillas y atinadas.

Profundizó su trabajo con la edición de numerosos folletos, boletines, carteles, afiches y libros, todos “con muñecos” y redactados con las palabras de las vivencias con la gente.

Por el año 2002, empezó a dar clases en una universidad, compartiendo sus conocimientos de teología y de análisis de la realidad, siempre con cantos, dinámicas, lecturas, debates, poesías. Sus clases eran amenas, ¡nunca se sabía con qué iba a salir Miguel!

Su gran conocimiento del pensamiento de Monseñor Romero también le permitió colaborar, durante los últimos seis años de su vida, en la recopilación de las homilías del obispo mártir para un proyecto editorial de la UCA. Una vez más hizo letra la palabra de Óscar Romero.

Taller de Biblia a animadoras y animadores de Comunidades Eclesiales de Base, San Salvador, 1985

Taller de Biblia a animadoras y animadores de Comunidades Eclesiales de Base, San Salvador, 1985

El amigo

Nos va a hacer falta oírte hablar de cómo quedó el Racing de Santander; vamos a extrañar tus momentos de contar pasadas; ya no podremos tomar un café o una cerveza contigo y reírnos de tus irreverencias, de todo y de nada escuchando a Pink Floyd o a los Beatles.

Sin embargo, Miguel, los granitos de maíz, de Romero, de alegría, de política que sembraste en nuestros corazones y nuestras conciencias germinan y florecen. No te vamos a decir que descansés en paz, porque hay mucho que hacer y estarás a nuestro lado, cantando, opinando, jugando.

Gracias Miguel, porque como bien dice José Martí,
"La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida"

Asociación Equipo Maíz
Todos los derechos son propiedad de Equipo Maíz © 2016
29 Av. Norte, Nº 1111, Col. Buenos Aires 3
Tels.: (503) 2225-3810, 2225-0488, 2225-0490 y 2235-1301
San Salvador, El Salvador, C.A.


Visitas

37024